Japón regala 8 millones de casas para quien quiera vivir allá

Japón regala 8 millones de casas para quien quiera vivir allá

El gobierno de Japón vende o regala cerca de 8 millones de casas abandonadas en aquél país, reporta The Japan Times.

Lo único que se necesita es contar con una visa de residencia permanente para Japón. Algunas de estas viviendas abandonadas se regalan o están a la venta a precios muy bajos. Además, el gobierno otorgará, a los futuros habitantes, un apoyo para renovar las casas.

Conocidos como “akiya banks”, estas bases de datos ayudan a las personas a encontrar casas disponibles con estas características.

¿Por qué se regalan casas? Una de las causas está en el envejecimiento de la población de Japón. De acuerdo con el Banco Mundial, el crecimiento de la población de aquél país ha decrecido -0.2 en 2017. En Japón hay 1.3 millones menos de personas que los que había en 2010.

Las casas que nadie quiere

Normalmente, las casas en Japón son demolidas después de 20 o 30 años de ser habitadas. Corren el riesgo de perder su valor cuando nadie quiere vivir ahí.

Según The Japan Times, las razones por las que nadie quiere estas viviendas es cuando se les relaciona con muertes solitarias, asesinatos y suicidios (sólo si todo ocurre adentro).

Otras casas pierden valor, por el desgaste de las construcciones prefabricadas, las cuales, se desarrollaron rápidamente para satisfacer la demanda luego de la Segunda Guerra Mundial.

Para reclamar estas casas por parte de un extranjero, es necesario contar con una visa permanente de residente. Ésta se obtiene al ser in inmigrante altamente calificado o por medio de una oferta de trabajo.

CON FUENTE DEL EXCELSIOR

 

No hay comentarios

Lo sentimos, por el momento, la forma de comentarios está cerrada.

¡Thelsa continua operando! Muévete con nosotros y aprovecha nuestras promociones. Thelsa pertenece al rubro de actividad esencial dentro de transporte de carga. Contamos con permiso ante SCT de concesión para realizar el servicio de transporte de carga general.